De RICO a POBRE



Seguramente has escuchado varias historias de personas que gracias a una idea sencilla, pero a la vez brillante, pusieron en marcha un negocio que, gracias al internet, se volvió en todo un hito y con ello, esta gente se convirtió, de la noche a la mañana, en un emprendedor exitoso.
Precisamente fue lo que le sucedió a un joven estadounidense llamado Andrew Fashion, quien a los 18 años de edad, ya era uno de los empresarios más afamados y ricos del mundo.

Fashion no terminó la secundaria aunque siempre se interesó por el mundo de la informática y aprendió todo lo necesario para convertirse en programador. Hace unos cuantos años, abrió varios sitios de internet de diferentes temáticas, los cuales lograron posicionarse en buen nivel, lo que le permitió ir obteniendo pequeños ingresos, gracias a la inserción de publicidad y a la venta de los mismos.

Justo cuando MySpace se encontraba en pleno apogeo, se le ocurrió abrir un sitio dedicado a proporcionar soporte y resolver dudas de los usuarios; el sitio se llamó MySpaceSupport.com, el cual en poco tiempo, comenzó a generarle ganancias netas de 100 mil dólares, lo que hizo que al año tuviera en su cuenta bancaria un poco más de dos millones quinientos mil dólares, señala businessinsider.com.

Con tanto dinero en sus manos, Fashion adquirió decenas de automóviles de lujo, una que otra casa lujosa e invirtió otra parte del dinero en abrir nuevos negocios que le generaran nuevos ingresos. Cambió de residencia y de ciudad en varias ocasiones y con ello, adquirió una serie de hábitos que en poco tiempo provocaron que su cuenta se pintara de números rojos.

En su propio blog ha publicado diversos post titulados "Cómo fue que perdí mis millones", en los cuales describe los tipos de gastos que hizo y que finalmente lo llevaron literalmente, de la riqueza a la pobreza.

Automóviles, casas y centros de striptease fueron los "gustos culposos" que hicieron que en poco tiempo derrochara todo ese gran capital que cosechó gracias a internet.


Por si esto fuera poco, en una entrevista publicada por thelifefiles.com, este chico aceptó haber caído en la tentación de las apuestas y el juego, en donde perdió grandes cantidades de dinero; además de haber sido muy complaciente con sus amigos, a quienes les hizo regalos sumamente costosos.

Estas cosas hicieron que se distrajera del negocio, por lo que el sitio de ayuda para MySpace dejó de aparecer entre las primeras preferencias de Google, su registro de visitas se fue a picada rápidamente y por ende, los anunciantes se retiraron de la página y las deudas eran tan altas que no le quedó de otra más que vender los pocos negocios virtuales que le quedaban.

Ahora, a sus 22 años de edad, Andrew Fashion recapacita en todas aquellas cosas en las que perdió el tiempo y sobretodo, que le llevaron a la quiebra, queriéndose convertir en un ejemplo para los jóvenes de las cosas que no deben hacer.

Actualmente, trabaja de fotógrafo, otra de sus grandes pasiones, e intenta levantar una nueva empresa, Fashion ‘N' Glamour Studios, y en el lanzamiento de BeModel.com, una red social exclusivamente para modelos.

Vía De 10
Share on Google Plus

About Andrés Enrique Escoto Castro