• Breaking News

    martes, 24 de abril de 2012

    Humillación Sexual como táctica para el control de las masas


    ¿Usa el Estado la humillación sexual para mermar la psique colectiva y estrechar su control sobre la población? Viejas tácticas de poder que se transforman bajo la máscara de la guerra contra el terror.
    Que el sexo quita y otorga poder, no es algo que debería sorprendernos —lo experimentamos cotidianamente, seamos o no conscientes de ello. Generalmente padecemos el sexo en el espacio público como una herramienta mercadológica y, por supuesto, en las relaciones personales, influidas por esta transmisión global, como una moneda de cambio (una transacción también energética).
    Pero el sexo también tiene una dimensión política, algo que históricamente ha sido utilizado por la religión en su ambición de detentar el poder, de reprimir para controlar y así guardarse celosamente “las llaves del cielo”,  impidiendo el desarrollo y la liberación del individuo que necesariamente pasa por la comunión energética entre el cuerpo y la naturaleza (o la inferfaz entre el hombre y el universo).
    Probablemente fue Michel Foucault quien despertó nuestra conciencia a la manipulación sistemática que hace el Estado de nuestros cuerpos —entendidos como objetos de poder.  Pero actualmente estamos ante una de las más conspicuas manifestaciones de esta  añeja veta de violación de la privacidad y posesión la intimidad. La intimidación y la humillación sexual es un capital sumamente útil para un Estado que busca combatir la supuesta guerra contra el terror (que en su reverso podríamos ver como la amenaza que le significa la diferencia y la libertad) infundiendo terror preventivo.
    En un notable artículo para The Guardian, la periodisya Naomi Wolf explora las aristas de la humillación sexual con fines políticos, alertando sobre el creciente uso de esta táctica.  Recientementela Suprema Corte de Estados Unidos decidió que cualquier persona puede ser registrada desnuda una vez que ha sido arrestada, por cualquier ofensa menor, en cualquier momento. Esto no sería tan grave si no se hubiera pasado la ley NDAA, que permite la detención militar de un ciudadano estadounidense indefinidamente, sin tener que ser llevado a juicio, o  la HR 347, que plantea una sentencia de hasta 10 años por protestar cerca de alguien que tenga protección del Servicio Secreto. Leyes que parecen hechas a la medida para contrarrestar movimientos de protesta como  Occupy Wall Street y perturbar la psicológicamente a cualquiera que se considere, arbitrariamente, una amenaza a  los oscuros designios del poder invisible.
    Esto se une a la controvertida implementación de los escaneos a cuerpo completo  (los cuales han sido descritos como pornografía burócratica en rayos X) y de los cateos de las llamadas “partes privadas” a los que, uno u otro, son sometidas las personas en los aeropuertos de Estados Unidos. Scanners que por cierto representan un enorme negocio para George Soros y Michael Chertoff, ex Secretario de Seguridad Nacional, ligados a la empresa fabricante Rapiscan (cuyas cínicas siglas en inglés pueden traducirse violaescáners).
    Se podría decir que este tipo de cateos o indagaciones del cuerpo son meros trámites y que si no nos avergonzamos de nuestro cuerpo no haya nada de que escandalizarnos. Pero la realidad es que en una sociedad que sistématicamente está siendo programada para sentir que su cuerpo, por no ajustarse a los paradigmas de la belleza o por la larga losa de la represión, es inadecuado y es algo que debe de ocultar, esta exhibición forzada ante la ley significa una experiencia posiblemente traumática y un nuevo psy-op (operación psicológica). Y por estas mismas razones psicosociales representa un hervidero de posibles violaciones sexuales e humanitarias —algo que puede claramente verse en las prácticas de tortura sexual de los soldados estadounidenses en Iraken la prisión de Bagram en Afganistán y en la sodomización mediatizada de Gadafi.
    Uno de las primeras personas en manifestarse en contra del “strip-search“, el cual ahora puede aplicar la policía casi a voluntad, Albert W. Florence, relató haber recibido la orden: “Voltéate. Caga y tose. Abre tus cachetes”. Florence, quien fue detenido por una infracción de tránsito, dijo que los sucedido lo hizo “sentirse menos hombre”. 
    Anthony Kennedy, uno de los jueces que aprobó esta ley, explicó que la medida es necesaria ya que uno de los terroristas del 11-S pudo haber sido detenido por conducir a exceso de velocidad —y entonces se asume que tal vez registrar su genitalia o su ano pudo haber de alguna manera acabado con los planes para derribar las Torres Gemelas.
    Naomi Wolf nos recuerda que el uso de la desnudez forzada por el Estado es un síntoma de un descenso al fascismo:
    El uso político de la desnudez forzada por régimenes anti-democráticos ha sido establecido hace mucho. Forzar a que las personas se desvistan es el primer paso a quebrantar su sentido de individualidad y dignidad y reforzar su falta de poder. Mujeres escalvizadas eran vendidas desnudas en las calles del Sur de Estados Unidos y adolescentes esclavos servían a mujeres blancas en las mesas del Sur, mientras ellos estaban desnudos: su humillación invisible era un tropo para su desmasculinización. Prisioneros judíos eran pastoreados a campos de concentración sin ropa y fotografiados desnudos, como han reiterado las imágenes icónicas del Holocausto.
    Wolf señala, en un dejo de Foucault, que las prisiones militares tienen incorporadas a su arquitectura esta potencia de humillación sexual. En su visita a Guantánamo observó cómo los cubículos transparentes de las duchas daban al atrio central donde guardias femeninas veían obligadas a prisioneros musulmanes desnudos. O la observación aeroportuaria de la tendencia de los guardias a juntarse a observar cuando una mujer está siendo “registrada” (lo que se conoce como el pat down).
    Esta invasión del Estado a lo íntimo tiene su lado un tanto más inmaterial a través de la vigilancia y el espionaje cibernético —cuya nueva y más poderosa manifestación orwelliana es la reciente construcción de un centro de recopilación de información en Utah que la revista Wired llama La Matrix. Nuestra mente y nuestro cuerpo es información: poder. 
    Wolf cree que este incremento en la vigilancia y en la humillación sexual como polo físico de la vigilancia y la prevención del terror a través del terror obdece, a su vez, a un incremento en la libertad que ofrece Internet y en la conciencia que se manifiesta como rebeldía civil. Es casi un mecanismo automático reactivo de la tiranía multicéfala que se difumina en el aparato de control. Sin embargo, no quisiéramos caer en la paranoia y quizás lo mejor que podemos hacer es salir desnudos al sol, donde siempre estará latente la comunión orgiástica con las fuerzas de la naturaleza no reguladas… con los hombres libres, los árboles, los animales y los elementales.

    Fotografía

    Politica

    Seguidores

    Archivo del blog

    Culture