• Breaking News

    martes, 10 de julio de 2012

    Experiencias de desconexión del cuerpo, claves para estudiar la conciencia


    Usted y su familia están de vacaciones, conduciendo por una parte montañosa de Grecia, cuando de repente estalla algún neumático. Vuelca y cae a unos 100 metros hasta ser bloqueado por tres grandes olivos. Sorprendentemente, todos salen bien parados del accidente. Algunos días más tarde, estás contando la historia a tus compañeros de trabajo y tratando de capturar uno de los aspectos más extraños de la experiencia. Fue, dices, un poco como un sueño, o tal vez una película a cámara lenta, era como estar fuera de ti mismo, irreal ...

    Los eventos traumáticos son bien conocidos por su producción de esta sensación de irrealidad, como el ver desarrollarse un desastre. La mayoría de nosotros también podemos producir ese estado de forma mucho más placentera, por ejemplo, al emborracharse. Para los menos afortunados, sin embargo, también un conocido, aunque bastante más controvertido, el diagnóstico psiquiátrico de la disociación.

    Este viene a través de dos líneas principales. El trastorno de despersonalización (TDP) que describe el estado de la gente que experimenta sentimientos persistentes o recurrentes de distanciamiento o desconexión de sus propios procesos mentales, las emociones y/o el cuerpo. El TDP es acompañado frecuentemente de unadesrealización, donde la gente siente que no está familiarizado con el entorno que le rodea, o que el mundo es "irreal".

    El TDP y la desrealización son de gran interés para los investigadores que tratan de ahondar en los misterios de la conciencia, como los investigadores Nick Medford y Heather Berlín, explicaban en una conferencia en la Asociación para el Estudio Científico de la Conciencia en Brighton, Reino Unido, esta semana.

    El TDP se encuentra a menudo relacionado con otras enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia, la ansiedad o los ataques de pánico, y Medford, del Centro de Sackler para la ciencia de la conciencia, de la Universidad Sussex, en Brighton, y Berlín, de la Mount Sinai School of Medicine, en Nueva York, están interesados en lo que pueden aprender de las personas que tienen este trastorno.

    La gente sana, por supuesto, proporciona los controles. Las personas con TDP describe una desconcertante serie de síntomas contrarios a la intuición, a saber: que no tienen "algodón" en sus cabezas y no pueden concentrarse, que no sienten las emociones que saben que deberían estar sintiendo en un contexto social determinado; al mismo tiempo, sienten un montón de emociones internas, como que están a punto de "desaparecer"; que sus cuerpos no están en general relacionado con ellos.

    Lo que Medford llama una "disolución extraña" del sentido de uno mismo y la pérdida de contacto con el cuerpo y su entorno ya ha sido bien documentado, pero los síndromes asociados con ellos apenas están siendo estudiados sistemáticamente.

    Medford dice que la clave es la búsqueda de las bases neurobiológicas y neurocognitivas del TDP, que ven como una alteración de la autoconciencia, la cual involucra anomalías de la sensación corporal y la experiencia emocional. Varios documentos (incluyendo una revisión de 2010 por el trabajo de Medford con Hugo Critchley, también en el centro Sackler), han identificado dos partes del cerebro, la corteza cingulada anterior (CCA) y la corteza insular anterior derecha, al parecer, involucrados en la producción de sentimientos subjetivos, y en la coordinación de respuestas apropiadas a los acontecimientos internos y externos.

    Las pruebas de fMRI espaldan la idea de que las ambas regiones del cerebro juegan un papel importante en la autoconciencia, y juntos pueden ser responsables de lo que el neurocientífico Antonio Damasio, de la Universidad del Sur de California, en Los Angeles, llama el "núcleo personal", esto es, la representación mental de un sentimiento innato de conciencia subjetiva, que se caracteriza por la continuidad y la individualidad.

    Hasta ahora, las personas con TDP y desrealización parecen tener una actividad inusual en la ACC y la AIC. Damasio y otros investigadores planean más investigaciones de TDP que implican imágenes de fMRI. Esperemos que esto les permita el tratamiento de la enfermedad, y entender más a fondo lo que sustenta nuestra relación con el mundo exterior

    Referencia: NewScientist.com ,
    Autora: Liz Else, 6 de julio 2012

    Fotografía

    Politica

    Seguidores

    Archivo del blog

    Culture