Los Rockefeller predicen una pandemía mortal en el 2012



La Fundación Rockefeller dice que durante el año 2012 el mundo podría sufrir una "virulenta y mortal pandemia", remarcando: "(...) a diferencia de lo acontecido en el 2009 (...)". 

Lea sobre el escenario "mortal" de una pandemia matando a millones de personas y considerado como plausible en el año 2012 por la Fundación Rockefeller clickeando aquí. "(...) finalmente llegó la pandemia que había sido anticipada en el mundo desde hace años (...)", señala el documento. ¿Anticipada o programada? ¿Desde cuando la Fundación Rockefeller cuenta con premonitores o precognitores habiéndose convertido en una Institución mística que da relevancia a premoniciones apocalípticas? El escrito presentado por los dueños del petroleo se basa en las constantes campañas de terror mediáticas, sus películas de Hollywood y cualquier otra industria que controlan

Viniendo de esta entidad no tiene sentido "prever una pandemia mortal", salvo que la misma fundación o sus apéndices disparen un virus de ingeniería genética diseñado para exterminar a la gente. Pese a que el notable científico Stephen Hawking pronosticó la muerte de la humanidad por un virus, debido a que cualquier idiota con dinero puede montar un laboratorio en el sótano de su casa y experimentar irresponsablemente con cepas virales, y teniendo en cuenta que la familia Rockefeller controla los mayores laboratorios de Estados Unidos y al mismo tiempo financia colosales campañas de vacunación masiva con fármacos genocidas, lo siguiente no es un pronostico u escenario eventual, sino más bien y definitivamente una proyección de los planes de la élite bancaria para la Tierra.

"En el 2012, finalmente llegó la pandemia que había sido anticipada en el mundo desde hace años. A diferencia de la H1N1 del 2009, esta nueva cepa de gripe — procedente de gansos salvajes — fue extremadamente virulenta y mortal. Incluso las Naciones más preparadas para enfrentar una pandemia fueron rápidamente aplastadas cuando el virus azotó al planeta, infectando a casi el 20 por ciento de la población mundial y matando a 8 millones de personas en tan sólo siete meses, la mayoría de ellos adultos jóvenes sanos. La pandemia también tuvo un efecto mortal sobre las economías: El transito internacional de personas y el transporte de mercancías rechinó por un frenazo debilitando a industrias como el turismo y rompiendo la cadena global de suministros. Incluso a nivel local, las tiendas, y oficinas de edificios comúnmente saturadas permanecieron vacías durante meses, carentes de empleados y clientes. La pandemia cubrió el planeta — y las muertes fueron desproporcionadas en África, Asia sudoriental y América Central, donde el virus se propagó como reguero de pólvora ante la ausencia de protocolos de contención oficial. Pero incluso en los países desarrollados, la contención fue un desafío. La política inicial de Estados Unidos de "desalentar enérgicamente" a los ciudadanos a volar, resultó letal en su clemencia, acelerando la propagación del virus no sólo en Estados Unidos sino a través de fronteras. Sin embargo, algunos países la pasaron mejor mejor — China en particular. El Gobierno chino fue rápido en la imposición y aplicación de cuarentena obligatoria para todos los ciudadanos, así como para su instantáneo y hermético sellado de todas las fronteras, salvando a millones de vidas, deteniendo la propagación del virus mucho antes que en otros países y permitiendo una recuperación más rápida en la etapa post post-pandemia".

En pocas palabras, la Fundación Rockefeller amenaza con una pandemia mortal a todo el planeta, contabiliza las muertes que "prevé", mientras tiene todas las herramientas para desatar el caos, y como si esto fuera poco, reivindica un Estado Totalitario como el de China, sugiriendo que la libertad es mala: "desalentar enérgicamente a los ciudadanos a volar, resultó letal en su clemencia". ¿Si esto no es propaganda sionista para un Gobierno Totalitario, entonces que es?

Camila Daitch
BWN Argentina
Share on Google Plus

About Andrés Enrique Escoto Castro