11 de septiembre 2001 - 2012 (11 años después)


11 de septiembre una fecha que el mundo nunca olvidara. Una fecha en la que muchos recuerdan a sus muertos otros recuerdan el horror que se vio en cada pantalla de televisión y en cada imagen. Un día que quedo marcado en la historia. Un día que cambio al mundo, cuyas consecuencias siguen latentes y no dejan cerrar la herida.
Un día que servió de pretexto para invadir países y dejar a su pueblos p
eor de lo que estabán. Guerras que no logran ver el fin, en los aeropuertos se roba la integridad física de una persona por dar seguridad en unos vuelos, precios del pétroleo, alimentos, materias primas que no han hecho mas que aumnetar y hacer que el hambre aumente. Crisis ecónomicas que han dejado en el desempleo a millones y a otros millones con el alma en un hilo por no perder su fuente de ingresos. Tiempo en donde los bancos apostaron los ahorros de millones y piden millones para ser rescatados y aún seguir cobrando las deudas pasadas. En donde los gobiernos premian a los ladrones de la humanidad y reprimen a la población que clama por sus derechos, explicaciones y justicia.

Donde la iglesia se ha corrompido y se ha vuelto cada día más comercial, donde la violencia es el pan de cada día para varios. Eso nos ha dejado el 11 de septiembre de 2001. Un mundo que en lugar de mejorar ha empeorado.

En mi caso mantengo la esperanza de que todo esto termine para dar lugar a un mundo mejor en donde la humanidad pueda gozar de todos los derechos que le han sido robado y dejar de ser esclava de un sistema que no la deja vivir y que poco a poco esta matando a nuestro pobre planeta por la avaricia y hambre de unos pocos que se creen dueños del mundo y pueden hacer de el lo que se les venga en gana.

Donde la iglesia se ha corrompido y se ha vuelto cada día más comercial, donde la violencia es el pan de cada día para varios. Eso nos ha dejado el 11 de septiembre de 2001. Un mundo que en lugar de mejorar ha empeorado. 
En mi caso mantengo la esperanza de que todo esto termine para dar lugar a un mundo mejor en donde la humanidad pueda gozar de todos los derechos que le han sido robado y dejar de ser esclava de un sistema que no la deja vivir y que poco a poco esta matando a nuestro pobre planeta por la avaricia y hambre de unos pocos que se creen dueños del mundo y pueden hacer de el lo que se les venga en gana.

Ya pasaron más de diez años de la tragedia del 11 de septiembre del 2001 y hoy es un día ideal para analizar un poco lo que pasó. Pero no vamos a hablar de política mundial o de la situación del Medio Oriente: te propongo ver un poco qué fue lo que pasó desde un punto de vista más cercano a la aviación. Hay gente que todavía sigue creyendo que un grupo de terroristas árabes sin más, sin entrenamiento y sin experiencia, se hizo con el control de tres aviones comerciales e hicieron una aproximación ejemplar hacia las torres gemelas en Nueva York y hacia el Pentágono en Washington. Te refresco un poco la memoria:


A ver, empecemos por el principio. El Boeing 767 es un avión de larga distancia que puede llevar a más de 250 pasajeros. Te imaginarás que estamos hablando de una nave pesada y compleja. Pilotar un 767 no es una broma, y los pilotos en general son gente de mucha experiencia, lo mejor de lo mejor. El 757 es un poco mas chico, pero es de la misma ‘familia’, ya que tiene sistemas similares a los del 767 y la cabina es casi idéntica.



¿Qué es lo que supuestamente pasó, según la versión oficial? En primer lugar que dos 767 de ‘American Airlines’ y ‘United Airlines’ secuestrados por los terroristas chocaron contra las torres gemelas casi simultáneamente. Lo interesante es que en ambos casos los aviones se aproximaban a gran velocidad y a poca altura, lo que hace muy difícil maniobrar con precisión. Mirémoslo desde otro ángulo: ¿Qué es mas difícil: entrar en un garaje a 5 kilómetros por hora o a 50? Aparte tengamos en cuenta que un avión pesado es muy inerte y es sencillamente imposible mover sin más el timón y dirigirlo contra un edificio. En ciertos casos, hasta para un piloto puede llegar a ser complicado alinear el avión con la pista. Atención: piloto… a 250-300 kilómetros por hora… con el uso de instrumentos… con años de experiencia… Si encima tenemos en cuenta que probablemente había viento que empujaba la nave de costado… ¿Se nos hace un poco difícil, no? Bueno, otro grupo de árabes usurpó un 757 de ‘American Airlines’ y lo estrelló contra el Pentágono. El avión venía descendiendo sin flaps, sin slats, sin frenos de aire y sin tren de aterrizaje: o sea, que hasta con potencia mínima de los motores venía muy rápido. Una aceleración así complica todavía más el descenso, ya que eso aumenta la sustentación del avión. Cualquier avión cuenta con una estabilidad tal que, al perder velocidad, el mismo va tratar de descender para acelerarse y al revés: cuando la velocidad es muy alta la nave tiende a ascender para frenarse y mantener los parámetros constantes. Aparte de eso, al acercarse a tierra la sustentación bajo el ala crece, y si no disminuye la velocidad hasta un cierto valor, el avión simplemente va empezar a tomar altura. Lo que quiero decir es que me parece muy difícil que una persona sin experiencia pueda hacer lo que nos hacen creer. Nuevamente, hay que ser muy buen piloto para pegarle justito en el medio de la pared volando a una velocidad tan grande. Otro detalle curioso es que después del choque no quedó nada: en general los motores, las ruedas, el estabilizador y partes del ala quedan intactas por fuerte que fuera el golpe. Estos son los restos de un DC-10 que cayó desde 3.000 metros de altura en 1974. El golpe fue tremendamente fuerte pero, sin embargo, se ven algunos detalles de la nave.



Esto es lo que quedó del 757 que se estrelló contra el Pentágono.

¿Sientes la diferencia? Yo ya ni siquiera me pregunto como hace una persona sin experiencia de vuelos en aviones comerciales para orientarse en el espacio, ubicar los controles en cabina y apuntarle a un blanco tan lejano y relativamente chico con tanta precisión. Hasta con entrenamiento teórico previo, una persona se pierde en la cabina real volando a 800 kilómetros por hora. Tampoco me pregunto qué estuvieron haciendo durante casi media hora los oficiales de la Fuerza Aérea después del primer ataque en Nueva York… No. Es imposible. ¿O mentira? Yo no soy la persona indicada para decir qué es lo que pasó y por qué pasó. No dispongo de toda la información necesaria para sacar conclusiones. Pero sí puedo asegurarte que nos están tratando como tontos, y todo lo que pasó el 11 de septiembre es una gran mentira. Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de RT.

Share on Google Plus

About Andrés Enrique Escoto Castro