10 Hábitos que uno desarrolla cuando es POBRE

Qué triste es ver pasar los días sin que tengamos ni un solo peso en cartera. Los días se vuelven grises pues subsistir se convierte en una proeza, al tener que cubrir necesidades, deudas y uno que otro antojo.

Seguramente en más de una ocasión has vivido épocas de vacas flacas y por lo tanto, ha sido necesario echar a andar un plan para sobrevivir a la austeridad, algunas veces con éxito, otras no tanto, eso sí, esperando que la mala racha termine.

Tomando en cuenta lo publicado en cracked.com y situaciones de la vida cotidiana, en De10.mx hicimos un conteo de los 10 hábitos que las personas desarrollan cuando se encuentran en una situación de pobreza.... ¡Ojo, jamás dijimos que en la extrema!


1. Comer comida enlatada. Resulta ser que este tipo de alimentos son un poco más baratos que los frescos y además tienen el plus de que podrás conservarlos en tu alacena durante meses sin que caduquen, por lo que podrán ser consumidos en las peores épocas de vacas flacas.

Además, otro de los beneficios de la comida enlatada a tu bolsillo es que no tendrás que gastar en luz y gas, pues sólo bastará abrirla para inmediatamente comer su interior, sin necesidad de hacer algo más. Eso sí, quizá comiences a notar un par de kilos de más, debido a los conservantes utilizados en este tipo de alimentos.


2. Gastar el poco dinero que caiga. Llega uno de esos días milagrosos, cuando de repente, te cae una buena cantidad de dinero a las manos. La ilusión de poderte hacer de todo eso que tanto quieres y necesita se esfuma muy pronto, pues recuerdas todas las deudas que debes pagar lo más pronto posible; hay gente que las liquidará, mientras que otros preferirán comprarse esas cosas por las que han esperado tanto tiempo.


3. Imposible hacer regalos. Para todas esas personas escasas de recursos no hay peores fechas que el cumpleaños de un ser querido o las fiestas decembrinas, ya que es imposible que puedan dar a quienes quieran un buen obsequio, además de que probablemente, al no dar, tampoco reciban nada, lo que hará hacerles sentir más mal de lo normal. Hay que tomar estas cosas con filosofía y analizar si realmente necesitamos algo nuevo para suplir a otro objeto que quizás se encuentra aún en perfecto estado.


4. La gente se convierte en un contador profesional. Quien no tiene una economía holgada se la pasa todo el tiempo haciendo cuentas para saber cómo es que podrá cubrir ciertas necesidades y en qué plazos. Los números, un lápiz, papel y calculadora lo acompañan a todos lados y son sus mejores amigos. Prácticamente este tipo de personas no hacen otra cosa más que hace cuentas de todo.


5. Comprar exclusivamente lo necesario. Quien tiene escasez de dinero no va por la vida comprando de manera compulsiva y sobretodo, no adquiere esas cosas que realimente sean necesarias para sobrevivir. La gente anda buscando los paquetes de cosas que se encuentren de oferta en los supermercados, esperando que la cuenta se reduzca y puedan ahorrarse un par de centavos.


6. Pedir prestado en todo momento. El poco dinero que ganas no te alcanza, por lo que no te queda de otra más que pedirles prestado a tus familiares y amigos; sin embargo, los recursos de solicitarle ayuda a alguien más poco a poco se van agotando, ya que al no poder pagarles, la gente no volverá a prestarte, así que cada día se vuelve más difícil encontrar a alguien que te tenga confianza.


7. Vivir a costa de los demás. Hay personas que a pesar de que el dinero es escaso, no pretenden renunciar a ciertas cosas a las que están acostumbradas, por lo que se vuelven inseparables de esos amigos que en todo momento están ahí para pagarles las cuentas, llevarlos a donde sea y correr con todos los gastos, sin necesidad de que uno desembolse ni un sólo peso.


8. Evitar compromisos sociales. "Tengo mucho trabajo", "saldré tarde la oficina", son algunos de los pretextos que cualquiera que no tenga dinero de sobra pondrá a todos los compromisos sociales que se le presenten, ya que no pasa por buenas épocas para darse esa clase de lujos y por lo tanto, habrá necesidad de hacer recortes a la vida social.


9. Auto invitarte a comer. Con pena o sin ella, hay quienes inesperadamente arriban a las casas de sus conocidos o de la familia justo a la hora en que éstos acostumbran a sentarse a la mesa para comer. Hay quienes trazan un organigrama para saber a quién visitarán en los distintos días a la semana.


10. Comprar cosas de baja calidad. El dinero no nos da para comprarnos las cosas de mayor lujo y de marca, por lo que recurrimos a la piratería para tener un objeto lo más parecido al real o bien, andamos por las tiendas tratando de comprar aquellas cosas de marca propia, las cuales serán de una calidad más baja, pero eso sí, más económica.

Vía De 10
Share on Google Plus

About Andrés Enrique Escoto Castro